El adiós es una invitación a los procesos de cerrar, dejar ir, soltar, desprender… Atender las emociones y sensaciones que aparecen, acompañar y dar apoyo en los rincones heridos del corazón y del alma. El arte nos permite asomarnos con curiosidad y nos permite acompañar en estos procesos de dolor y belleza.