Entre las personas maestras de mi vida, se encuentra Muditosan. Que la vida posibilitara nuestro encuentro y relación está siendo un regalo para mirar con los ojos de la meditación y la sutileza el presente, que tenemos entre las manos y conecta con nuestros corazones y nuestras almas.

Su trabajo me parece una posibilidad para el desarrollo de la consciencia y las relaciones humanas, primero consigo mismas sus procesos, sus estados y sus funciones; así como para potenciar y sostener la capacidad de que tienen los organismos de autoregulación y regulación con las situaciones en curso. Todo esto desde la experiencia y la perspectiva de la meditación y el tacto.

En una sesión, con un grupo le escuche: “cuando la energía se vuelve meditativa, el amor sucede.” Puedo sumergirme y bucear en el contenido de estas palabras. Energía, meditación, amor, suceder. Me impregno de ellas y las recibo como palabras poéticas, de un mar cuyo fondo es más grande y más amplio que yo, y en ese vacío me siento encontrado, reconocido y profundamente vivo.

Amigas/os os invito a recorrer “La Esencia del Tacto” y dejar que las gotas que se destilan toquen vuestros olfatos, instintos e intuiciones. https://www.laesenciadeltacto.com