06 Caléndula

Suaviza e hidrata la piel, eliminando callos y verrugas. Normaliza la regla, aumenta la producción de bilis y actúa contra la gastritis.

Calendula officinalis

Además de la salvaje, existe una cultivada (jardinería) que posee las mismas propiedades. Se utilizan las flores, que se recogen cuando están bien abiertas y sin humedad.

Son muchas las propiedades de esta planta, que ha llegado a ser llamada “maravilla” y que se conocen desde la Edad Media que se utilizaba para picaduras de insectos y serpientes, y para enfermedades del intestino y del hígado.

Hoy día la podemos emplear para: el hígado y la vesícula biliar, el sistema reproductor de la mujer (cura de caléndula una semana antes de la regla), cicatrizar las úlceras de estómago y de duodeno, otras dolencias gastrointestinales, así como para suavizar, hidratar y nutrir la piel (uso externo) en heridas, llagas, eccemas, contusiones, callos, verrugas, incluso cáncer de piel. Se puede usar como colirio para la conjuntivitis.