DSCF3474

Imagino

Escribí este texto en una de las experiencias de Danza Vivencial que viví con Víctor Orive. Hoy lo traigo desde el deseo de compartir y como forma de honrar el recuerdo.

Imagino de ti que eres sensible y risueño, delicado. Imagino que vienes de un lugar entre montañas, de grandes prados y fértiles valles; un lugar de agua, luz y verde.

Imagino que te comunicas con las flores, hueles su tiernas fragancia primaveral y sientes la fragilidad de tu cuerpo.

Imagino que naciste fuerte como la semilla que se abre y busca la luz desde la oscuridad de la madre tierra.

Imagino que te criaste caminando entre los opuestos, entre luz y sombra, buscando tu centro, tu lugar. Imagino que tu lugar está en el aire que respiras, en la paz de tus ojos, en la presencia de tu cuerpo.

Imagino que eres gusano y que un día abandonarás el suelo para salir volando.

Imagino que un golpe de viento puso caos en tus cejas y cada pelo buscó su lugar para crecer. Imagino que un día golpearon tu frente con fuerza y te marcaron el entrecejo.

Te imagino con poca estabilidad en los pies y con mucha presencia en el suelo.

Imagino que tu cabeza vive en el soplo que mueve las hojas y las flores, mientras tu mirada viaja hacia dentro, hacia el interior de la tierra, siuiendo el trazo de las raices de la vida.

Te imagino de colores y luz; creador y contemplativo.

somos ubeire

Momento Somos

Fue por enero de 2014. Experiencia de arte, desarrollo personal y naturaleza: Somos. En el Refugio El Ubeire y alrededores. Fue una experiencia entrañable. La recuerdo cargada de energía. Aunque el exterior era frío, nuestros corazones estaban llenos de calor, vibrantes, tocando la trascendencia de lo salvaje, de sentirnos parte, de vivirnos como animales en su danza de supervivencia. Tuvimos tiempo para la paz y el silencio de una mirada nocturna a un cielo salpicado de estrellas. El encuentro con la expresión colorida de la pintura sobre tela, en el recogimiento de un fuego de leña, músicas, sonidos, bailes. Fuimos tribu cercana, íntima, desnudando el alma con cuidado y poesía. Incluso vino a despedirnos la nieve. Tal escenario se merecía una foto de grupo para el recuerdo, que hoy me permito traer. Si alguien se reconoce que se etiquete, que comente sus recuerdos. Siempre un placer compartir.

Ahora que la naturaleza se muestra brillante, luminosa, ocupando el espacio que hemos dejado; me viene decir: volveremos a visitar con la consciencia de no ser otra cosa que naturaleza en la naturaleza, para honrarla, respetarla, sentirla, expresar el arte que emana del reencuentro. Sería mágico volvernos a ver en ese lugar, con nuevas energías, nuevas danzas, nuevos sonidos, nuevas poesías, nuevos colores, incluso nuevas caras, …que siempre estuvieron ahí.

Toda experiencia es proceso y fruto